Tratamiento del lupus eritematoso sistémico

El lupus eritematoso sistémico es una enfermedad autoinmune que requiere a un médico especialista para su tratamiento y control. El tratamiento debe individualizarse a cada paciente, ya que dependiendo de la gravedad y del órgano afectado se tratará de una manera u otra.

Las opciones de tratamiento se pueden agrupar en 3 formas: recomendaciones no farmacológicas, tratamiento tópico y tratamiento farmacológico.

Recomendaciones NO farmacológicas:

Las medidas no farmacológicas son aquellas que podemos hacer «desde casa» para ayudar a mejorar con la enfermedad. Estas son:

  • Fotoprotección solar
  • Dieta baja en grasas saturadas y rica en ácidos grasos omega 3.
  • Evitar el consumo de bebidas alcohólicas y tabaco.
  • Realizar ejercicio aeróbico y evitar el sedentarismo.

Tratamiento tópico para afectación cutánea:

Es fundamental que el manejo y la decisión del tratamiento de los pacientes con lupus eritematoso, se realice conjuntamente con el dermatólogo. Ya que como hemos mencionado, hasta el 80% de los pacientes con lupus presenta lesiones cutáneas. Se decidirá el tratamiento tópico en función del grado de afectación. Algunas de las opciones terapéuticas son:

  • Clobate
  • Tacrolimus 0.1%
  • Dapsona

Tratamiento farmacológico del lupus eritematoso:

El tratamiento farmacológico de los pacientes con lupus eritematoso es muy variado. Por un lado, dependerá del grado de afectación y del órgano afectado. No se tratará igual un paciente que tenga una artritis en un dedo que un paciente que presente daño renal. Por otro lado, los fármacos para el lupus eritematoso se podrán tomar por vía oral, subcutánea o endovenosa.  Vamos a ver en detalle cuales son y para que órganos se utilizan:

Fármacos vía oral

      • AINES: primer escalón terapéutico para artralgias, artritis, serositis y febrícula.
      • Antipalúdicos: cloroquina e hidroxicloroquina (HQC). La HQC tiene un grupo hidroxilo en lugar de un grupo etilo de la cloroquina, por lo que tiene menos efectos adversos. TODOS los pacientes con LES deberán ser tratados con hidroxicloroquina (dosis 5mg/Kg). La HQC previene los brotes, disminuye las comorbilidades asociadas al LES y la aparición del daño, es antitrombótica, mejora el perfil metabólico y aumenta la supervivencia del LES. Principal efecto secundario es la retinopatía macular en “ojo de buey” (foto). Requiere controles oftalmológicos periódicos.
      • Glucocorticoides: la dosis y el tipo es variable en función del dominio afecto. En el caso de afectación grave (SNC, NL, neumonitis…) serán necesarios bolos de metilprednisolona a dosis 500-1000mg/día. Dosis bajas de prednisona (<20mg) serán utilizadas para brotes leves, artritis y serositis. Siempre hay que intentar la dosis mínima eficaz

Fármacos subcutáneos o endovenosos:

        • Inmunomoduladores: metotrexato dosis máxima 25mg. Se trata de un ahorrador de corticoides que puede ser especialmente útil en la afectación articular persistente. Otros serían la ciclosporina, tacrolimus (anticalcineurínicos) o azatioprina. Para el uso de la azatioprina se deberán mirar previamente los niveles de enzima tiopurina metiltransferasa (TPMT).
        • Inmunosupresores: en la efectación del SNC y NL es especialmente la ciclofosfamida (CFA) en pulsos mensuales o quincenales, o el micofenolato mofetilo (MMF), dosis máxima 3gr/día. Los efectos secundarios de la CFA son: aplasia médular, disfunción gonadal, cistitis hemorrágica y carcionofénesis (sobre todo linfoma y cáncer vesical). El MMF tiene como efecto secundario las citopenias, hepatotoxicidad, náuseas, vómitos y diarreas.
        • Biológicos:
          • Belimumab es el primer fármaco aprobado para el LES. Es un inhibidor de la proteína estimulador de linfocitos B (Blys). Dosis 10mg/Kg endovenoso durante 2 semanas y luego mensual. Indicado en afectación articular refractaria, afectación cutánea grave. Recientemente presenta indicación para NL y LES en la infancia.
          • Rituximab: No tiene la indicación en ficha técnica. Es un fármaco anti-CD20 especialmente útil en afectación grave, como NL, hematológica o SNC.
          • Abatacept: es un fármaco anti-CTLA4, en casos con poliartritis refractaria.

 

Referencias:

2019 update of the EULAR recommendations for the management of systemic lupus erythematosus

Update of the Joint European League Against Rheumatism and European Renal Association – European Dialysis and Transplant Association (EULAR/ER-EDTA) recommendations for the management of lupus nephritis

¿Qué te ha parecido este artículo?
(Votos: 2 Promedio: 5)

¿DÓNDE TE DUELE?

ÚLTIMOS POSTS

También te puede interesar…

1 comentario en «Tratamiento del lupus eritematoso sistémico»

Deja un comentario